Skip to content

La transformación de los espacios en épocas post COVID​

No tenemos claro cuántas cosas pueden cambiar en la nueva normalidad y de qué forma vamos a superar la crisis del COVID-19, pero si sabemos que las metodologías del trabajo se han modificado, las colaboraciones de los trabajadores en sus empresas han migrado al trabajo remoto, espacios de colaboración virtuales, oficina y capacitación en casa. ​​

Dejamos de necesitar las oficinas para trabajar, pues ahora tenemos la capacidad de entrar en “modo trabajo” sin importar en donde estemos. Esto es posible debido a las tecnologías actuales, los sistemas de comunicación a distancia, la colaboración online y automatización de procesos. ​​

La estructura de los espacios de trabajo se ve afectada por estos cambios y nace la necesidad de modificar la visión operativa de las oficinas a un punto de encuentro de horas limitadas para comunicarse, socializar y representar la imagen de las organizaciones. 

Por esta razón, en la actualidad los espacios de coworking poseen un gran potencial para considerarse como la opción más práctica, pues tienen un sistema flexible según los objetivos de las empresas. Donde no solamente esto se refleja en los planes y contratos según las necesidades del cliente, sino en la arquitectura y diseño del espacio.​​

Los coworkings otorgan al cliente diversidad de espacios privados y comunales para diferentes grupos de personas.  A partir de la flexibilidad de su arquitectura interior y variedad de mobiliario, permiten al cliente trabajar de forma cómoda y agradable en espacios creativos y dinámicos respetando las normas de distanciamiento y sanidad. Lo anterior permite a los empresarios la posibilidad de trabajar de manera segura, eficiente y agradable. ​​

Las medidas de seguridad, salud y control de aforo de los espacios se hacen indispensables, por no decir obligatorias, priorizando el cuidado de los espacios colectivos e individuales. Así, se hace además necesaria la implementación y optimización de los espacios de aforo y las tecnologías sin contacto. ​​

Se resalta el interés actual de los empresarios por los espacios compartidos, inspiracionales y de networking, lo que apoya la expansión del ‘fenómeno coworking,’ los cuales implementan todos los aspectos anteriores.​​

Los cambios están en proceso de instaurarse, los líderes empresariales se hallan en la tarea de replantearse algunos aspectos de su operación, por ejemplo, seleccionar quiénes necesitan regresar al trabajo y dónde lo harán, qué espacios son necesarios mantener de forma permanente y cuáles es posible rotar o eliminar. Además, determinar cuáles son los servicios estrictamente necesarios y lograr enfocar su labor en hacer una empresa más eficiente, cuidando de la salud y bienestar de sus empleados.​​

Todos estos cambios hacen necesario el uso del mundo digital para asegurar la adecuada operación desde cualquier lugar. Es por ello, que las empresas requieren una optimización y actualización constante de sus espacios de trabajo digitales.​​

Son cambios que llegaron imprevistamente a nuestras vidas, pero muy seguramente permanecerán a futuro. Es hora de acoger las nuevas tendencias digitales, aprovechar la optimización de los sistemas, apreciar la gran eficiencia y productividad de nuestros empleados y apostar por las modificaciones en los espacios de trabajo. ​​

Sin duda alguna, es hora de apostarle a los coworkings.​​

Referencias ​​

1.  Moreno X. (15 de junio 2020). La revolución de los espacios de trabajo en la era post COVID Tomado de: Revista Byzness​

2.  Ulrick N., Senior Manager de Innovación en Consultoría. (10 de junio 2020). El coworking se reinventa en la era post COVID-19. Tomado de: Revista Entrepreneur ​

Abrir el chat